Contenido para adultos. Si continúa, admite que tiene más de 18 años y visita esta web bajo su responsabilidad.
Dios aprieta, pero no ahoga...

Dios aprieta, pero no ahoga...

La vida cambia por momentos, de eso no hay duda. Si eres asiduo lector de este blog, recordarás por reciente mi artículo anterior en el que en un tono un tanto amargo y pesi…