Contenido para adultos. Si continúa, admite que tiene más de 18 años y visita esta web bajo su responsabilidad.
Quiero dormir...

Quiero dormir...

Cuando me mudé a casa sufría lo indecible por dormir. No es que extrañara la cama, que era nueva, y sencillamente genial (invertí bastante dinero en mi sistema descanso pues pasamos la tercera parte del día, algunos menos y muchos mas, en la cama). El problema eran los vecinos, que hacían mucho ruido en sus casas, por estar acondicionándolas …