#949 Brindemos

#949 Brindemos | luisbermejo.com | podcast

Brindemos es el editorial que les propongo esta semana. Pero brindemos con mesura, sin excesos, pues los excesos no nos sientan bien a todos por igual. Hay quien con un cuarto de vaso ya pierde los papeles y quien no los pierde con un litro o dos. En esto cada uno tiene sus límites.

#949 Brindemos | luisbermejo.com | podcast



Música: Christian Lee Hutson - “Northsiders” | Foto de Justin Aikin

Prólogo al programa editorial #949 Brindemos.

En realidad en este editorial no voy a hablarles sólo de beber y brindar, porque el brindar muchas veces puede ser sin la copa en la mano, dicho y comunicado como un “brindo por ello”.

Por tanto, además de contarles dos anécdotas relacionadas con celebraciones en dónde como tales se brinda, una más dramática que la otra, también les introduciré con un análisis de lo que hemos visto en nuestras experiencias personales de la vida, antes y después de las redes sociales.

Y es que no crean que eso que vemos en las redes sociales no sucedía antes, si que ocurría, pero claro, a menor escala. Ahora cualquier imbécil, gilipollas, tonto, idiota, y todos los calificativos que quiera añadir, se muestran en ellas orgullosos de su absoluta ignorancia.

Me da especialmente pena aquellos que desde su mediocridad, que digo mediocridad, son menos que eso, son pobres de espíritu y alguna cosa más, recurren al insulto y la descalificación sin fundamento alguno, sin argumentarlo.

Yo puedo entender a quien llama "hijo de puta” a alguien según la acepción que hace la RAE de la expresión que significa mala persona. Probablemente quien lo dice no conozca a la madre y puede que sea una santa; pero a nivel social, si dice de alguien que es mala persona puede incluso que simpatice ya que estamos rodeados de gente que no hace bien las cosas. Pero si dice “hijo de puta” queda claro que de simpatizarle nada.

Es decir. Mala persona cae bien, hijo de puta, que viene a significar, según la RAE, lo mismo, queda claro y evidente que no. Y eso es lo que ocurre con todo, se manipula, se tergiversa, se admite que alguien encargado de una gestión la haga mal y hasta que se meta la mano en el arca pública, y para añadir dramatismo, si alguien no piensa como tú, mejor insultarle que argumentarle sencillamente porque acudir al insulto no requiere argumentos ni inteligencia ni educación o vergüenza.

Pasen un buen fin de semana y hasta el próximo programa de luisbermejo.com | podcast.

Compartan si ustedes gustan el episodio "#949 Brindemos" en sus redes sociales.

¿Les ha gustado? ¡Muchas gracias por compartirlo y dejar un comentario al pié de este artículo. No olviden que pueden darme 5* en iTunes o darle a "me gusta" en iVoox para animarme a continuar y ayudar a difundir este podcast. Se lo agradeceré infinito.

¿Le interesa algún tema en especial? Puede proponerlo en el Formulario de Contacto al pié de la web. También puede proponerme participar en la locución, aportar sus relatos si lo desean o debatir en los editoriales de los viernes.

Enlaces que podrían ser de su interés:


Libros publicados:


Entradas que pueden interesarte

disqus