Contenido para adultos. Si continúa, admite que tiene más de 18 años y visita esta web bajo su responsabilidad.

#881 Marta, la gordita

#881 Marta, la gordita | luisbermejo.com | podcast

Marta, la gordita es la historia de una chica con algunos - bastantes - kilos de más, que de pronto encuentra su lugar para disfrutar de su cuerpo. Dicen que no puedes gustarle a todo el mundo, porque no todo el mundo tiene buen gusto.

#881 Marta, la gordita | luisbermejo.com | podcast


Música: The Rolling Stones - “Fool to Cry” | Imagen: Omar Lopez


Prólogo al programa #881 Marta, la gordita

Está claro que cada cual tiene sus gustos y predilecciones. También es un hecho que las modas cambian, unas veces para bien y otras para mal. En tiempos de Goya - el pintor - una mujer de una talla 38 podría considerarse enferma. En los 80 lo que triunfaba eran las medidas 90-60-90 y la talla 38. Y hoy en día la 38 es lo que hace 15 años era una talla 34. Apareciendo términos como la anorexia, que siempre existió pero nunca fue tan visible.

En los años 50 y 60 del siglo XX una mujer deseable eran del tipo Marilyn Monroe, Rita Hayworth, Ava Gardner o Sophia Loren. Todas ellas se podrían considerar en el siglo XXI como “gordas”. Se ha acuñado también un nuevo término para que no suene tan mal: ”Curvy”. El cual empieza a aplicarse, por término general, a todas aquellas cuya talla es igual o mayor a la 42, 40 ó 38 según gustos. El “problema” es que también se incluyen las que poseen una talla superior a la 50…

Como ya digo cada cual tiene sus gustos y yo “me voy a mojar” comentando los míos. Para mi lo ideal es una 38, de la de siempre. Es decir, una mujer cuyo peso sea de 10 a 5 kilos menos que el excedente al metro de su altura. Es decir: si mide 1.70, debe pesar entre 60 y 65 kilos. Pero ese ideal no significa tener la posesión de la seducción pues he conocido mujeres de talla 42 y hasta la 54 con un poder de seducción increíble. Claro que una cosa es la seducción y otra la “primera vista”.

Pero lo que me niego a considerar, y siento no ser hipócrita, es a llamar curvy a alguien a quien le sobre 25 a 30 kilos o más. Lo que tendríamos que asumir es que si estamos delgados lo estamos y si estamos gordos lo asumamos. Y chica, te puedo asegurar que amigos míos me han dicho que las prefieren gordas, como aquella canción de la Orquesta Mondragón; así que todo es una cuestión de gustos personales y saber sacarse partido.

Le puedo asegurar que la seducción no está en la talla ni en enseñar carne…

Pasen un buen jueves y hasta el próximo programa de luisbermejo.com | podcast.

Compartan si ustedes gustan el episodio "#881 Marta, la gordita" en sus redes sociales.

¿Les ha gustado? ¡Muchas gracias por compartirlo y dejar un comentario al pié de este artículo. No olviden que pueden darme 5* en iTunes o darle a "me gusta" en iVoox para animarme a continuar y ayudar a difundir este podcast. Se lo agradeceré infinito.

¿Le interesa algún tema en especial? Puede proponerlo en el Formulario de Contacto al pié de la web. También puede proponerme participar en la locución, aportar sus relatos si lo desean o debatir en los editoriales de los viernes.

Enlaces que podrían ser de su interés:
Libros publicados:

Entradas que pueden interesarte

disqus