#481 El trastero - luisbermejo.com | podcast

8 de junio de 2017

#481 El trastero

Episodio #481 El trastero | luisbermejo.com | podcast



#481 El trastero | luisbermejo.com | podcast


En las estrecheces de los pisos modernos, la tenencia de un trastero en el que guardar las cosas que no utilizamos se hace casi imprescindible.

El problema llega cuando acumulamos más cosas de las que realmente necesitamos, porque sabrás, si has hecho alguna mudanza, que gran parte de lo que contienen ese trastero, va directamente a la basura.

A lo largo de los años vamos acumulando pertenencias. Unos tienen muy pocas; otros, muchas y también están los del extremo: los que acumulan demasiadas cosas.

Prólogo al episodio #481 El trastero

¿Quién no ha ido a casa de sus padres, - más que nada porque en su mentalidad estaba el tener un piso en propiedad y por tanto llevan años y años sin mudarse, - y se encuentra con que
no hay espacio libre. Los muebles están llenos de cosas (en su interior y por encima). Las paredes están atestadas de cuadros. Los asientos, ocupados por ropa, en los armarios no cabe ni un alfiler, las mesas llenas de papeles… Vamos, ¡un agobio!

No, no es algo malo es algo natural, sucede en muchas situaciones y mucha gente tiene esa costumbre. El “problema” es, más bien, de tipo emocional. Las personas suelen acumular cosas para llenar un vacío. Ésa es la principal causa. Tanto es así que algunas desarrollan ese instinto de tal manera que acumulan incluso cosas que recogen de la calle, el llamado "Síndrome de Diógenes".

Pero... ¿De qué vacío estamos hablando? ¿Cuáles son las causas? Depende. Son de varios tipos e incluso pueden mezclarse. Echando mano de temáticas de la Psicología con la que podemos o no estar de acuerdo - como toda ciencia puede descubrirse algo nuevo que anule todo lo anterior - vamos a analizar estas causas:

1.- Escasez.

La principal explicación que le encuentro a las personas de la generación que se crió en la posguerra. Apenas tenían qué comer ni con qué vestirse. Claro que según su estatus social, ésto es algo que en casi todas las épocas ocurre. Es natural que, después de haber vivido en circunstancias de escasez, ahora valoren mucho las cosas materiales aunque no tengan ningún valor.

¿Quién no ha oído nunca la frase "guárdalo, quien sabe si puedes necesitarlo alguna vez".

2.- Soledad.

Hay personas que llenan el inmenso espacio vacío de su soledad con cosas. De hecho la sociedad de consumo en la que vivimos nos incita a comprar más y más. Así, en una habitación llena de muebles, cuadros y objetos de lo más variado, no se sienten tan solos. O esa chica que no para de ver fotos en instagram y realiza compras compulsivas de todo lo que ve - sobre todo ropa y zapatos - llevada de lo material y quizás de esa escasez de amistades de verdad y nada superficiales. 

En los casos más graves, en lugar de lograr un entorno cálido y acogedor, saturan su vivienda. Y, cuando alguien les visita, sólo ve desorden y ningún lugar donde sentarse, con lo que los estigmatiza y los aísla más.

3.- Recuerdos.

Muchas personas utilizan las cosas como ancla para aferrarse a un pasado que no quieren dejar ir. Sienten que se irán para siempre esos tiempos felices si se desprenden de los objetos asociados a ellos. De hecho cada objeto tiene su pequeña historia.

Por ejemplo, los objetos que se asocian al trabajo que se ha desempeñado durante muchos años. Llega la jubilación y la persona no quiere dejar ir esa etapa en el que se sentía útil, productiva, valorada, etc.

Una circunstancia similar a la anterior. Hay personas que, cuando alguien que aman desaparece de sus vidas, conservan sus objetos para mantener viva su presencia.

Quizás sea una muerte, un divorcio o puede que la pérdida de una mascota muy querida. El dolor y el vacío son tan difíciles de sobrellevar, que la persona se rodea de las pertenencias de quien ya no está.

Esta causa suele desaparecer si se lleva bien las denominadas "etapas de duelo".

Algunas personas que han sufrido abusos y rechazos pueden aferrarse a las cosas materiales.

En estos casos, cuidan de lo que tienen y se resisten a tirar las cosas, porque sienten que eso fue lo que hicieron con ellos. Guardando y cuidando esas cosas es como si se estuvieran rescatando o cuidando a ellos mismos. Es como decir "yo no voy a hacer lo mismo que tanto daño me hizo".

La mayoría de estas conductas se pueden superar. En ocasiones es aconsejable pedir la ayuda de un profesional que guíe a estas personas para que puedan manejar el dolor y el vacío de manera adecuada.

CONDUCTA ACUMULADORA NORMAL 

A muchas personas les encanta coleccionar sellos, monedas, llaveros, cromos de fútbol o latas de cerveza. Los expertos denominan a este fenómeno "conducta acumuladora normal" o "del coleccionista". Por tanto, no es una conducta patológica. Se inicia a menudo en la infancia y los objetos que se coleccionan tienen cierto valor, son intercambiables con otros coleccionistas y se guardan de una forma ordenada.

Por lo pronto, nosotros ya podemos entender que lo que hay detrás de la costumbre de acumular cosas en el trastero y no tirar nada, quizás sea algo más que una simple manía o una señal de que la mente no funciona bien.

Eso si, no imites estas conductas y como el protagonista del relato de hoy, sube al trastero a hacer limpieza de vez en cuando y no caigas en el "Síndrome de acaparador compulsivo"


Episodio #481 El trastero | luisbermejo.com | podcast



Que pases un buen jueves y hasta mañana a las 7:07 en un nuevo episodio de luisbermejo.com | podcast.

Comparte el episodio  #481 El trastero


¿Te ha gustado? ¡Muchas gracias por compartirlo y dejar un comentario al pié de este artículo. No olvides que puedes darme 5* en iTunes o darle a "me gusta" en iVoox para animarme a continuar y ayudar a difundir este podcast. Te lo agradeceré mucho.

¿Te interesa algún tema en especial? Puedes proponérmelo en el Formulario de Contacto al pié de la web.

Enlaces de interés:

2 comentarios:

  1. Uno de los relatos que más me gustó hasta el momento, no se porque, pero me llegó.
    Y es que hay cosas, que siguen donde las dejamos,tal como las dejamos...en el trastero...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He de confesar que no tengo trasteros, ni "altillos", ni "habitación del pánico"... En consecuencia...

      Eliminar

¡Atención! Si usted no quiere identificarse puede publicar eligiendo en Comentar como el perfil Nombre/url, si deja vacío el campo url solo tendrá que usar un nick.
¡Gracias por comentar!

Categorías

podcasting (758) relato (468) sexo (317) erotismo (299) erótico (224) editorial (184) poema (81) poesía (80) sociedad (65) amor (52) debate (43) humor (42) terror (32) ensayo (31) lésbico (29) mitos (28) serie (28) pareja (25) opinión (24) infidelidad (21) romántico (21) bdsm (19) masturbación (18) misterio (14) monólogo (13) reflexión (13) onanismo (12) sueños (12) fantasías (11) málaga (9) infiel (7) cometiendo errores (6)

Último episodio publicado

#753 Verano, cine, sexo y excesos

Verano, cine, sexo y excesos es un editorial en el que voy a tratar dos temas en los que el verano es protagonista, por una parte hablar...

Visitas a luisbermejo.com | podcast

Buscar en luisbermejo.com | podcast