Mi libro Gratis

Subscríbete a mis boletines semanales y recibirás totalmente GRATIS mi libro:


miércoles, 29 de julio de 2015

#31 El Cuervo

#31 El Cuervo | Maestro Liendre Cabaret | Blog de Luis Bemejo

Una fosca media noche, cuando en tristes reflexiones,
sobre más de un raro infolio de olvidados cronicones
inclinaba soñoliento la cabeza, de repente
a mi puerta oí llamar:
como si alguien, suavemente, se pusiese con incierta
mano tímida a tocar:
«Es—me dije—una visita que llamando está a mi puerta:
eso es todo, ¡y nada más!»
¡Ah! Bien claro lo recuerdo: era el crudo mes del hielo,
y su espectro cada brasa moribunda enviaba al suelo.
Cuán ansioso el nuevo día deseaba, en la lectura
procurando en vano hallar
tregua a la honda desventura de la muerte de Leonora,
la radiante, la sin par
virgen pura a quien Leonora las querubes llaman hora
ya sin nombre... ¡nunca más!
Y el crujido triste, incierto, de las rojas colgaduras
me aterraba, me llenaba de fantásticas pavuras,
de tal modo, que el latido de mi pecho palpitante
procurando dominar,
«es, sin duda, un visitante—repetía con instancia—
que a mi alcoba quiere entrar;
un tardío visitante a las puertas de mi estancia...
eso es todo, ¡y nada más!»
Paso a paso, fuerza y bríos
fué mi espíritu cobrando:
«Caballero—dije—o dama:
mil perdones os demando;
mas, el caso es que dormía,
y con tanta gentileza me vinisteis a llamar,
y con tal delicadeza
y tan tímida constancia
os pusisteis a tocar
que no oí»—dije—y las puertas
abrí al punto de mi estancia;
¡sombras sólo y...
nada más!
Mudo, trémulo, en la sombra por mirar haciendo empeños,
quedé allí, cual antes nadie los soñó, forjando sueños;
más profundo era el silencio, y la calma no acusaba
ruido alguno... Resonar
sólo un nombre se escuchaba que en voz baja a aquella hora
yo me puse a murmurar,
y que el eco repetía como un soplo: ¡Leonora!...
esto apenas, ¡nada más!
A mi alcoba retornando con el alma en turbulencia
pronto oí llamar de nuevo—esta vez con más violencia,
«De seguro—dije—es algo que se posa en mi persiana;
pues, veamos de encontrar
la razón abierta y llana de este caso raro y serio
y el enigma averiguar.
¡Corazón! Calma un instante y aclaremos el misterio...
—Es el viento—y nada más!»
La ventana abrí—y con rítmico aleteo y garbo extraño
entró un cuervo majestuoso de la sacra edad de antaño.
Sin pararse ni un instante ni señales dar de susto,
con aspecto señorial,
fué a posarse sobre un busto de Minerva que ornamenta
de mi puerta el cabezal;
sobre el busto que de Palas la figura representa,
fué y posose—¡y nada más!

Edgar Allan Poe. “Poemas” El Cuervo. Fragmento

El Cuervo



¿Te ha gustado? en ese caso Gracias por compartirlo y dejar un comentario.

¿Te interesa algún tema en especial? Proponlo en el formulario de contacto.

Enlaces de interés:

Labels

amor (32) bdsm (18) cometiendo errores (6) debate (43) deseo (8) ensayo (31) erótico (196) erotismo (208) fantasías (11) humor (35) infidelidad (15) infiel (7) lésbico (20) masturbación (11) monólogo (13) onanismo (8) opinión (12) podcasting (536) poema (45) poesía (44) redes sociales (10) reflexión (13) relato (353) romántico (13) sensualidad (7) sexualidad (4) sueños (10) terror (9)

Último Audio Relato

#531 Vísceras

D urante toda la semana hemos estado hablando de sentimientos. El lunes, en #528 Habana Café sobre lo que nos puede llegar a transmitir...

Buscar en Sildavia

Contactar con el Autor

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *